Traducir, migrar y reciclar para vivir y sobrevivir

Freddy Guanipa

Soy Freddy Guanipa. He aprendido de manera autodidacta inglés, alemán, francés, italiano y portugués y soy traductor de textos literarios. Desde Caracas, empecé la traducción del Finnegans Wake, de James Joyce, el 28 de enero del 2021, una vez hallé estrategias de trabajo para el primer capítulo.

No tengo acreditación de haber cursado licenciatura en idiomas ni de traducción, tampoco tengo estudios en la academia.Finnegans Wake es conocido por ser excepcionalmente complicado de leer, y más aún de traducir, considerándose una labor casi imposible. Habiendo terminado el texto, mi intención es demostrar que puedo traducir cualquier texto, y así poder emplearme como traductor fuera de Venezuela. Desarrollé mi trabajo de traducción bajo condiciones muy precarias y mientras migraba, pero logré terminar el borrador final el 9 de octubre de 2021. Traduje en cibercafés, en terminales terrestres, en todos lados.

Salí con mi madre de Venezuela el 12 de octubre de ese mismo año hacia Cúcuta, Colombia, con los únicos 75 dólares de los que disponíamos. Allá, recibimos una ayuda económica de Acnur y traslado a Bogotá. Llegamos el 29 de octubre. El 12 de noviembre, fui asistido por dos miembros de la Asociación Colombiana de Traductores por medio del traductor colombiano Mateo Cardona. Conocimos a Joe Broderick, quien tuvo la generosidad de recibirnos en su apartamento y revisar el primer capítulo. Ya ambos sabían del avance de mi trabajo antes de salir de Venezuela. Mi traducción ha ido viajando conmigo a lo largo de este duro trayecto y, en medio de la adversidad, ha sido leída, comentada y algunas partes se han publicado ya.

Dada la precariedad de nuestra situación, decidimos continuar viaje hacia Ecuador, a donde llegamos el 14 de noviembre, con apenas 27 dólares. Entramos por Tulcán, atravesamos el páramo y llegamos a Ibarra el 18 de noviembre. Durante los primeros días de nuestro arribo, contamos con la ayuda de personas solidarias que nos consiguieron una estadía, tras haber estado varios días a la intemperie. Tomamos contacto con la traductora ecuatoriana Cristina Burneo Salazar y con Corredores Migratorios. Estuvimos en Ibarra por un mes. Al ver que había pocas oportunidades de empleo y muy mal pagadas para lo costosa que es la vida en Ecuador, y que no había oportunidades viables de emplearme como traductor, decidimos salir del país el 22 de diciembre con el objetivo de llegar a Argentina, pero el dinero nos alcanzó hasta Lima, a donde llegamos el 24 de diciembre.

Desde diciembre hasta el 14 de febrero de 2022 estuvimos en el Albergue Sin Fronteras. Pese a mis condiciones de salud, que me impiden realizar demasiado esfuerzo físico, trabajé como reciclador por 12 horas al día, recorriendo una media de 10 kilómetros diarios en el municipio de San Juan del Lurigancho. Eso nos permitió subsistir acá y reunir algo de dinero para proseguir nuestro viaje, el de mi mamá y el mío, y cubrir nuestras necesidades. Desde nuestra estancia en Ibarra y luego en Perú, logré terminar la revisión del borrador final del libro, pese a las vicisitudes de nuestro recorrido.

A pesar de todo, he logrado publicar algunos fragmentos en Letralia, una revista literaria, y en  Iberjoyce, un sitio de especialistas joyceanos de la Universidad de Sevilla. Aquí están:

https://letralia.com/transletralia-traducciones/transnarrativa/2021/06/16/finnegans-wake-james-joyce-espanol/

http://www.siff.us.es/iberjoyce/traduccion-anotada-primera-pagina-page-3-del-fw-freddy-guanipa/

Quisiera que alguna editorial se interesara en la publicación de mi traducción y poder seguir trabajando en mis propios libros en el futuro. Asimismo, he iniciado un proyecto musical que involucra traducción de canciones al español. Incluyo en esta entrada un ejemplo de una canción que logré adaptar, que invito a escuchar a quien vea esta versión. Han sido el libro de Joyce y la música mis compañeros incondicionales de camino.

En el mes de abril, nos encontramos ya en Argentina, luego de meses de viaje en buses, a pie, reciclando, buscando albergues. Y durante todos esos días, periplos, traduje, traduje y traduje.

Fragmento de Circle,
de Siouxsie and the Banshees

Pretty girl of 16 -has fun and runs crazy
Ruined girl of 16 -now a mother grows lazy
Next a 16-year old baby -like mother grows lazy
And her stomach is churning
Whilst her eyes keep on turning
Round and around
Getting no higher from the ground
Round and around, round and around
The circle has an empty sound…

GIRAR

Una madre de quince, negligente en sus trece
Y así, otra nena a la calle se va y enloquece
Igual que su madre, lo hace a los trece
Para vivir un mal día
Seguirá por la vía de
Girar y girar, girar y girar
Cayendo de nuevo por no mirar
Girar y girar, girar y girar
El círculo suena vacío.

Redacción Corredores

Nuestro proyecto se llama Corredores migratorios. Reúne materiales editoriales y documentales, crónica, fotografía, ilustración y trabajo periodístico y académico sobre migraciones con el objetivo de construir respuestas colectivas y políticamente claras a favor de la movilidad humana y la descriminalización de las personas migrantes.

Deja una respuesta